UN SEVILLANO EN CATALUNYA

De Sevilla a Barcelona hay unos mil kilómetros, arriba o abajo, apenas hora y cuarto de vuelo o 5 horas de AVE.

Parece poca distancia para que en el camino se distorsione tanto la realidad sobre lo que en Catalunya ocurre. Pero claro si uno sale de Sevilla en dirección Lleida ha de pasar antes por Susana Diaz y sus constantes ataques a aquella tierra que acoge a tantas familias de raíces andaluzas. Y claro antes de salir de Andalucía ya nos hemos creído que a los hijos de andaluces allí se nos insulta y se nos desprecia. Y por si no somos del bando de Susana, antes de irnos, personajillos como Álvaro Ojeda nos dejan para el viaje algún video de esos pseudo graciosos contándonos lo peor de los catalanes. Eso sí, nos lo cuenta enseñándonos lo peor de los andaluces, que de eso Ojeda hace gala y popularidad.

Luego pasamos por Madrid y nos regalan (porque pagar va a ser que no) La Razón o la cosa esa que publica Eduardo Inda. Vamos por la mitad del viaje y nos cuentan que como Mas y Pujol son presuntos (ejem ejem) corruptos, pues el sentimiento independista está manchado de corrupción, cosa tan absurda como pensar que cada Madrileño que se sienta respetablemente orgulloso de ser español, está igual de manchado de corrupción como el madrileño Granados. Digámoslo claro, ¡qué estupidez!.

Seguimos nuestro viaje que se acerca a su final cuando nos encontramos con Albert Rivera, que habla con la autoridad de ser catalán. Un catalán, eso sí, que se vino a hacer política a Madrid porque los catalanes no le han dado ni una alcaldía. Bueno y porque había que frenar a Podemos, eso ya lo sabemos.

El autorizado catalán Albert Rivera nos cuenta una historia de opresión a los españoles que se sienten como tal en Catalunya. Nos vende un relato donde a los que se sienten españoles allí se les acosa, agrede y se les niega su lícito idioma.

Así que llego asustado a Barcelona, pues no sé hablar catalán y me siento español (ojo, no he dicho orgulloso español ¿orgulloso de qué?).

¿Y sabéis ese catalán maleducado que se niega a hablarme en castellano? Pues no lo encuentro, y mira que lo busco, aunque sea para hacerme una foto con él. Nada, ni rastro.
La gente me saluda, algunos, en catalán, y en cuanto descubren mi indisimulable acento andaluz me responden en castellano. Eso sí, muchos al despedirse me dicen “deu”. Qué mala gente, seguro que lo hacen por joder, no como cuando yo me despido de mis amigos con un “ciao”. Yo lo hago con cariño.

Como van pasando los días, y no me han agredido ni nada (he tenido suerte señor Rivera) me envalentono y le pregunto a un independista el motivo por el que no reclaman la independencia por vías legales, modificando la Constitución, esa sagrada Constitución que hay que obedecer siempre (salvo alguna cosa como el derecho a vivienda o trabajo digno). Y el independentista, sin sacudirme ningún sopapo ni nada (qué raro) me contesta:
“¿Cómo cambiar la Constitución o buscar una fórmula legal si los partidos estatales, salvo Podemos, bloquean cualquier iniciativa legal? ¿Cómo hacerlo si aunque todos y cada de los catalanes votaran al mismo partido no tendrían mayoría suficiente en el congreso para hacerlo?”

Ostia tú (que catalán ha sonado eso, se me va a pegar el acento de aquí) me ha dado un argumento. Que podré compartirlo o no, pero no me ha dicho que odian España ni cosas de esas que me contaban durante el viaje.

Como seguro que están fingiendo y que en el fondo me odian, voy a provocarlos y les digo que soy del Real Madrid (voy a saco)…. Y me contestan que entonces me sentiré acompañado por allí, pues es la Comunidad Autónoma con más peñas del Real.

Pasan los días y escucho a más indepes poner a caer de un burro a los corruptos de aquí y de allí. Sí sí a Pujol y Mas también, pero con una diferencia, ya que hablamos de corrupción, y es que en Catalunya en las elecciones del 26J el partido que más votos sacó fue En Comú Podem.
¡La leche! ¿En Catalunya no ganó las elecciones un partido imputado como en España? ¿Pero estos catalanes no eran unos corruptos como Pujol?

Empiezo a pensar que me he equivocado de Comunidad. He debido bajarme en otra parada porque esta no se parece a la Catalunya que me contaban allí en mi sevillana tierra. Me viene a la mente cuando hace unos días, asqueado por los continuos casos de corrupción, publiqué un tuit diciendo que si Catalunya se independizaba me iría allí a vivir. Recuerdo las decenas de contestaciones de catalanes que me abrían sus brazos con cariño y hospitalidad.

Me quedan menos días en esta tierra, y no se crean, también me han contado los indepes muchas cosas que allí funcionan mal, y se lo crean o no, no le echan la culpa de todas al estado español. Más bien son bastante duros con ellos mismos y los recortes por ejemplo que allí se han aplicado.

Y al final la gran pregunta, la gran cuestión, ¿romper España no es también asunto de los demás españoles? Pero eh, es una pregunta trampa, porque NINGÚN partido, repito NINGUNO, ha planteado siquiera la idea de la posibilidad de cambiar la Constitución para que incluya el derecho a decidir. NINGÚN partido ha planteado la posibilidad que todos los españoles voten a favor o en contra del derecho a decidir. Como digo es una pregunta trampa, una quimera, un, seamos claros, argumento de tuitero cuñado.

Esos partidos patriotas de pulsera e himno no les preocupa solo que los catalanes decidan. Les preocupa que decidamos todos, ellos y nosotros. Les preocupa, en definitiva, la democracia.

Se acaba mi visita al mordor catalán y conquistado por aquella tierra se me ocurren muchos motivos para, como español, no querer que se vayan.

Lo que no se me ocurren tantos, son motivos para que los catalanes quieran quedarse.

Salvo, si cuenta, mi apoyo y cariño.

martes, 18 de octubre de 2016

14 opiniones en “UN SEVILLANO EN CATALUNYA”

  1. Me gustan tus palabras y te agradezco que nos des esa oportunidad de que nos vean como somos, no como quieren que seamos. Yo soy de Teruel y llevo viviendo aquí 30 años, nunca tuve ningún problema, pero si he podido oír a mucha gente venida de otros sitios renegar de los catalanes, nadie les obligó a venir, pero tampoco se quieren marchar. Nadie les regaló nada, está claro, pero la oportunidad la tuvieron aquí, a nadie nos gustaría que trataran mal la tierra que les dio cobijo. En mi tierra no se consentiría. Aquí se les permite. Salut.

  2. Los estereotipos son odiosos vengan de donde vengan…
    Yo como tú siempre que fui a Cataluña nunca me sentí ninguneada, ni ofendida ni agredida, claro que utilizo la misma vara de medir de una comunidad autónoma a otra el respeto y la educación , creo que estas herramientas son básicas para andar por el mundo . Que tengas buen día

    1. Gracias por el articulo espero que muchos andaluzes piensen igual. Jo soy catalana i tengo muchos amigos que viven en cataluña i con ellos siempre hablo en castellano. Igual pasa en mi trabajo que es un hospital y todo el mundo habla en el idioma que quiere y nunca pero nunca hemos tenido problemas. Ojala el resto de españoles supieran la verdad de cataluña visca andalucia!!!

  3. Hubiesen hecho falta mas opiniones como la tuya hace ya años… ahora, desgraciadamente, llegan tarde.

    Pero si, se agradecen tus comentarios…

    Una abraçada

  4. ¡Vuelve siempre que quieras! Y anima a tus compatriotas Andaluces a pasar unas vacaciones en Catalunya y que puedan ver con sus propios ojos a cuantos años luz está la realidad social en Cataluña de lo que muestran los medios controlados por la mafia del PP.
    !Visca la República! Por y para todos.

  5. Gracias por tus pensamientos. Son acertados. Se nota que sabes mirar. Si los que mandan supieran mirar como tu. Quizas entendieran que asi no se gobierna, el mando y ordeno esta pasado, los gobiernos deben saber mirar y escuchar. Si no que se vayan.

  6. Solo un matiz: Mas no es corrupto, ni siquiera se le ha podido acusar de nada. I Pujol, hasta la fecha sin condena, ha admitido no haber declarado una herencia. No se le acusa de nada más, que yo sepa. Sí ha habido otros casos de corrupción en Cataluña, aunque nunca del calibre de otros que ha habido en España.

  7. Me ha encantado tu artículo. Soy andaluza de nacimiento y orgullosa de serlo pero me vine a Catalunya con tan sólo 3 años ( llevo 51 años aquí). Entenderás que me siento catalana. Mis hijos son catalanes y mi marido también aunque de sangre andaluza también. Al margen de querer o no la independencia, se están diciendo barbaridades de este maravilloso pueblo. Se está intentando manipular y crear un odio hacia ésta tierra que me ocasiona mucha tristeza. No sé puede quitar la identidad de un pueblo, su idioma, su cultura, sus costumbres…, Algo que por desgracia PP, PSOE y CS, quieren e intentan conseguir de cualquier forma. Están generando un odio hacia este pueblo injustamente, cuando Catalunya siempre ha abierto sus brazos a cualquier persona sin mirar su procedencia. Amo ésta tierra y a su gente y desprecio a estos gobernantes que están haciendo tanto daño a Catalunya y a España entera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *