YO TAMBIÉN SOY ESPAÑOL

Me preguntan a menudo por qué, siendo sevillano, defiendo el derecho a decidir de los catalanes.
Ya de entrada la pregunta es errónea, pues defiendo el derecho a decidir de cualquier comunidad, Catalunya, País Vasco, o Andalucía, si algún día así lo quisiera.

En la situación actual, defiendo activa e ineludiblemente el derecho a decidir y defiendo a todos y cada uno de los independentistas porque tengo muy claro que lo que se les niegue a ellos hoy, se me negará a mí mañana. Y tengo más claro aún que la represión y la violencia ejercida por esos salvajes, aunque lleven uniforme, sobre ellos, tarde o temprano, la sufriré yo.

Y no, no tengo ningún problema con la bandera española, en absoluto. Es evidente que preferiría la tricolor republicana, pero no estoy especialmente apegado a símbolos. Me importa poco el color de la bandera si representa a un país de libertades y derechos, de bienestar social, de honradez y transparencia, de feminismo, de respeto y de democracia.

Repito, no tengo ningún problema con la bandera española, es la bandera de mi país.
El problema lo tengo con tantos y tantos que la usan para envolverse mientras representan un país absolutamente distinto al que deseo para mí, para los míos y para todos.

El problema no es con la bandera, ni con España, es mentira interesada que sea un hispanófobo de esos. Es con los que me llaman así, es con aquellos que la usan como excusa para golpear a aquellos que sólo quieren votar. Son ellos quienes ensucian esa bandera, la prostituyen y le dibujan un águila, real o imaginario.

Yo también quiero a España, y quiero que sea un gran país. Yo también me siento orgulloso de cosas de mi país, como ser líderes, año tras año, en donaciones de órganos, o en ser uno de los países que permite y reconoce la unión entre personas del mismo sexo.

Yo también me maravillo ante el verde gallego y sus gentes, tengo a Madrid por una de mis ciudades favoritas, si no la que más, yo también creo que Granada es la ciudad más bonita del mundo,yo también creo que la amistad de un vasco es eterna,  y yo también me pierdo en callejuelas de mi Sevilla.

Sois los votantes de partidos corruptos, sois los súbditos abnegados de un rey heredado del Franquismo, sois los que justificais agresiones a catalanes, quienes me avergonzais. No la bandera, vosotros.

Hoy, fiesta nacional, os apropiais de los símbolos. Todos para vosotros, no tengo interés en compartirlos mientras sean vuestros.

Yo prefiero estar al lado de aquellos que quieren votar, con estelada o sin ella.

Si creéis que puedo o quiero defender a Puigdemont o a CIU, no habéis entendido nada. No votaría a CIU jamás.

Pero soy consciente de que yo puedo elegir votarlo o no, los Catalanes, a día de hoy no pueden votar.

Disfrutad de vuestro día, “patriotas”, sacad vuestra bandera y cantad “a por ellos”, o “yo soy español” y declarad vuestro amor a la patria mientras luego votáis a quien la saquea.

Pero no seáis hipócritas, no digáis que Catalunya es España si no defendéis a los catalanes como compatriotas. No digáis que Catalunya es España mientras demonizáis a la mitad de sus ciudadanos.

No seáis hipócritas diciendo que Catalunya es España al tiempo que llamáis dialecto y despreciáis a su idioma, que es tan legal en la Constitución como el castellano, el euskera o el galego.
No os proclaméis defensores de la Constitución sin haberla leído, no digáis que no se puede cambiar mientras que votáis a partidos que la cambiaron una madrugada sin que nadie se enterara.
No os llaméis socialistas mientras vuestro partido idolatra al monarca. Avergonzais.
No os llaméis de centro o moderados mientras vuestro cachorro fascista disimula cada día menos su deseo de ver tanques y sangre catalana en las calles.
No llaméis golpistas a los que votan y terroristas a los que no han usado la violencia. Haciéndolo, os estáis riendo de los muertos del verdadero golpe del 36. Aunque probablemente tampoco os importe. Esos, como los catalanes, no son los vuestros.

Sacad vuestra bandera “patriotas”, cantad, convenceos de que no sois fascistas y de que sois más españoles que nadie.

Mientras, aunque os joda, yo seguiré siendo tan español como vosotros al tiempo que canto “Visca Catalunya Lliure”

 

jueves, 12 de octubre de 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *